Llaves de seguridad, una medida de protección. Tipos que existen

Sin comentarios enero 25, 2017

Llaves de seguridad

Las llaves de seguridad son uno de los principales elementos de protección en hogares y negocios. Es más, en el caso del sector residencial, en la mayoría de los casos se trata del único medio que nos protege de intrusos.

La mayor parte de los ladrones penetran a través de puertas. Las llaves de seguridad nos van a ayudar a proteger nuestras entradas, pero en primer lugar hay que contar con la puerta adecuada para una cerradura de esta clase. El primer paso, por lo tanto, es tener una puerta blindada (de madera con planchas de acero en el interior) o acorazada (marcos y puertas revestidos de acero), que sea capaz de resistir palancas o golpes. No sería útil colocar una cerradura de seguridad en una puerta solo de madera o hueca, por ejemplo.

Si vives en un edificio, también es interesante que plantees a la comunidad la instalación de una cerradura de seguridad en el portal: de este modo no solo será más difícil tener visitas no deseadas en las zonas comunes, sino que también será más fácil controlar el número de copias de las llaves de seguridad que circulan.

Tipos más comunes

Existen dos grandes grupos de cerraduras de seguridad: electrónicas y mecánicas. El 80 % de las que utilizamos son mecánicas, es decir, se accionan a través de cilindros metálicos, ya sea mediante llaves de sierra o de puntos. Este tipo de sistema mecánico suele incluir medidas adicionales, como picaportes anti-tarjeta, puntos de cierre independientes entre sí o ganchos anti-palanca. Podemos clasificar las cerraduras mecánicas en cuatro grandes grupos: de arrastre, de arrastre electromecánica, de bloqueo y de seguridad para cilindros.

Por último, la presencia de cerraduras de seguridad no solo sirve como para impedir la entrada de intrusos, sino que también funciona como medida disuasoria cuando se percibe que tus medidas de seguridad son mayores que las de tus vecinos.


Sin comentarios