La historia de la llave y la máquina copiadora

Sin comentarios diciembre 5, 2017

duplicar llaves

Para encontrar los orígenes de las llaves, debemos remontarnos miles de años atrás en la Historia de la Humanidad. Hace cuatro mil años, las personas del Antiguo Egipto querían mantener sus pertenencias a salvo. Por eso, los
ingenieros desarrollaron los primeros modelos de cerraduras y llaves de madera. Aquellos modelos usaban una técnica de caída de pernos que controlaban el movimiento del cerrojo. Mucho ha llovido desde entonces, pero ¿cómo son las
llaves actuales? ¿Han cambiado tanto con los años?

Evolución de las llaves

No fue hasta la época de los romanos cuando el uso de la llave se popularizó, sobre todo, entre los nobles, quienes podían presumir de su estatus con llaves hechas de metales como el hierro, el bronce e incluso el oro y la plata.
Claro está que cada una de las copias estaba hecha a mano y debía ser tallada con gran precisión, para que encajara perfectamente en el bombín.
Durante la Edad Media, los artesanos continuaron en la misma tónica anterior con llaves de metal, un poco más complejas en sus relieves y formas. Para hacer el trabajo más difícil a los ladrones, los cerrojos también fueron evolucionando hacia diseños más complejos. Y ha sido gracias a estos ladrones o intrusos por lo que las llaves y cerrojos han ido cambiando, ofreciendo cada vez más seguridad; hasta llegar a la era digital, con las llaves electrónicas o
biométricas del siglo XXI.

¿Qué sucedía cuando se necesitaba más de una copia?

Hubo que esperar a 1917 para poder duplicar llaves de forma rápida y mecánica. Las copiadoras de llaves se extendieron rápidamente durante el siglo XX, hasta llegar a nuestros días. Actualmente podemos adquirir máquinas para duplicar llaves con toda comodidad desde Internet. En Novaclau disponemos de los mejores modelos y contamos con profesionales capaces de atender cualquier duda de los clientes. ¡No dudes en confiarnos tus duplicados de llaves!


Sin comentarios